cap. 9.- BLOQUEO ECOGUIADO DEL SISTEMA SIMPÁTICO CERVICAL

Bloqueo Ecoguiado del Sistema Simpático Cervical

INTRODUCCIÓN

La ecografía es una técnica de exploración que resulta especialmente útil y que en estos últimos años se está imponiendo en el tratamiento intervencionista del dolor.
La accesibilidad de los puntos a infiltrar hace que en la mayoría de los casos se pueda utilizar una sonda de alta frecuencia lo que contribuye a proporcionar una alta calidad de imagen.

Clásicamente las intervenciones a nivel de la columna cervical se han realizado con la ayuda de la radiología, con los inconvenientes que ello conlleva como son la emisión de radiación y la imposibilidad de ver estructuras que son radiotransparentes como son los vasos y nervios.
La ecografía nos permite ver tejidos blandos y aproximar la punta de la aguja a las inmediaciones del punto diana, controlando en todo momento que no lesionemos otras estructuras especialmente sensibles que se encuentren en su trayectoria.

Esto es realmente importante en el caso del bloqueo de las raíces cervicales, en el que la identificación de los vasos perirradiculares es de capital importancia en la seguridad del bloqueo. Así mismo, la ecografía nos permite colocar la aguja con mayor precisión en el lugar adecuado, como ocurre en el bloqueo del simpático cervical, en el cual podemos observar la inyección del líquido posterior a la fascia prevertebral y anterior a la fascia del músculo longus colli.

Bloqueo Ecoguiado del Sistema Simpático Cervical

La identificación ecográfica del plexo braquial a nivel interescalénico puede ser un punto de partida para iniciarse en los bloqueos ecoguiados a nivel del cuello dado que nos exige localizar las masas musculares (músculos escalenos y esternocleidomastoideo), los grandes vasos (vena yugular interna y arteria carótida) y pequeños vasos (arteria vertebral, arteria cervical transversa); así como la formación del plexo braquial desde las raíces cervicales. Gracias a las diferencias entre la forma de las apófisis transversas de la sexta y séptima vertebra, podemos ir identificando los diferentes niveles de columna vertebral cervical y reconocer las diferentes raíces espinales para posteriormente poder realizar el bloqueo del ganglio estrellado.

Tradicionalmente el bloqueo del ganglio estrellado (también llamado cervicotorácico) se ha realizado a ciegas, o bajo control flouroscópico. La técnica se llevaba a cabo a nivel de la vértebra de C6 mediante el abordaje paratraqueal. Se introducía perpendicularmente una aguja hasta chocar contra la apófisis transversa de C6.

 

Para continuar leyendo acerca del Bloqueo Ecoguiado del Sistema Simpático Cervical, te invitamos a adquirir un ejemplar de nuestro libro para profesionales.