cap. 33.- BLOQUEOS NERVIOSOS DE LA EXTREMIDAD SUPERIOR

bloqueos nerviosos de la extremidad superior

INTRODUCCIÓN

El plexo braquial proporciona inervación sensitiva y motora para todo el miembro superior, excepto una zona adyacente al hombro, cuya sensibilidad depende de los nervios supraclaviculares (plexo cervical) y la parte interna del brazo que depende de los nervios intercostobraquiales (ramos del segundo y tercer nervios intercostales).

Para poder realizar con éxito las diferentes técnicas anestésicas y analgésicas es fundamental un conocimiento profundo y detallado de la anatomía topográfica y seccional tanto del origen, trayecto y relaciones con estructuras vecinas. A medida que aumentamos el conocimiento anatómico, aumentamos la eficacia y reducimos los riesgos de complicaciones.

bloqueos nerviosos de la extremidad superior

ANATOMÍA DEL PLEXO BRAQUIAL

El plexo braquial se forma de la unión de las ramas anteriores de los nervios espinales CV, CVI, CVII, CVIII y TI, con aportaciones variables de CIV y de TII. Las raíces espinales pasan por detrás de la arteria vertebral y se dirigen en sentido caudal y lateral con diferentes ángulos de inclinación, uniéndose entre los músculos escalenos anterior y medio para formar los troncos superior, medio e inferior: CV y CVI forman el tronco superior, CVII el tronco medio y CVIII y TI el tronco inferior.

Estos troncos se dirigen en sentido lateral y descendente cubiertos por una prolongación de la fascia cervical profunda o prevertebral hacia la primera costilla, situándose por detrás y por encima de la arteria subclavia.

Aproximadamente a nivel del borde lateral de la primera costilla, de cada tronco se forma una división anterior y otra posterior. Debido a esta distribución anatómica, los bloqueos realizados por encima de la clavícula anestesiarán en función del nivel y de proximal hacia caudal, a raíces, troncos y divisiones.

Como hemos comentado cada uno de los tres troncos del plexo braquial se bifurcan en una división anterior y otra posterior, formando una estructura compacta de elementos neurales. Ocupan la fosa supraclavicular, quedando emparedadas entre los músculos escaleno anterior y escaleno medio. Todo el conjunto de nervios que a este nivel tienen forma de racimo, se encuentra cercado por una fascia compacta, que engloba también a la arteria subclavia.

Las divisiones anteriores de los troncos superior y medio forman el fascículo lateral, la división anterior del tronco inferior dará lugar al fascículo medial y las tres divisiones posteriores se unen para formar el fascículo posterior.

Hay que reseñar que los nombres de lateral, medial y posterior están en relación a su situación con respecto a la arteria axilar. Funcionalmente las divisiones anteriores soportan los músculos flexores, y las posteriores a los músculos extensores.

El plexo braquial a nivel interescalénico e infraclavicular emite diferentes ramos colaterales que debemos conocer; sin embargo a nivel supraclavicular, el plexo tiene un recorrido muy corto y la particularidad de no dar ningún ramo colateral (Figs. 1, 2, 3, 4).

BLOQUEOS NERVIOSOS DE LA EXTREMIDAD SUPERIORA nivel de la axila se produce una rotación de los fascículos de 90° alrededor de la arteria desde la región infraclavicular a la axilar. En el vértice de la axila el plexo braquial está representado por los tres fascículos, pero a nivel de la articulación escápulo-humeral se originan sus ramos colaterales y las ramas terminales que constituyen los nervios definitivos (Fig. 5).

Es importante señalar que a este nivel el plexo se encuentra envuelto por una vaina aponeurótica en cuyo interior nos encontramos las estructuras vasculares (arteria y vena axilar) y los nervios cubital, radial, mediano y cutáneo medial del antebrazo. La arteria se sitúa posteromedial al nervio mediano, anterior al nervio radial y antero- lateral al nervio cubital.

Cuando supera el límite inferior del músculo redondo mayor, pasa a denominarse arteria braquial. Fuera están los nervios intercostobraquial, cutáneo medial del brazo, axilar (abandona la vaina a nivel de la apófisis coracoides y se dirige hacia la cara posterior del hombro) y musculocutáneo (viaja en el interior del músculo coracobraquial y abandona la vaina la mayoría de las veces a nivel del borde lateral del pectoral mayor).

Tras la región axilar los nervios entran en el brazo en el denominado canal humeral.

 

Los bloqueos nerviosos de la extremidad superior son importantísimos a la hora de realizar intervenciones y son apropiados en el área de Emergencia y Cirugía Ambulatoria. Puedes aprender mucho mas adquiriendo un ejemplar, así podrás leer el capitulo completo.