cap. 20.- INFILTRACIÓN DEL LIGAMENTO ILIOLUMBAR

INTRODUCCIÓN

Una queja continua en las unidades de dolor es el dolor a nivel lumbosacro. Muchos son los tejidos que pueden causar dolor en esta zona: discos intervertebrales, articulaciones cigoapofisarias, varios ligamentos y fascias, la articulación sacroilíaca, nervios periféricos como los nervios cluneales y las raíces nerviosas espinales.

Aunque existen numerosas técnicas diagnósticas de gran exactitud y validez para identificar el dolor producido por raíces, articulaciones facetarias, discos y la articulación sacroilíaca; sin embargo, el diagnóstico del dolor producido por los ligamentos implicados puede ser difícil, ya que está basado exclusivamente en síntomas y signos clínicos. En estos casos, las punciones guiadas por ultrasonidos juegan un importante papel evaluando una potencial etiología ligamentosa.

INDICACIONES

El llamado síndrome iliolumbar fue descrito por Hirschberg en el año 1979 en su artículo “el síndrome iliolumbar como causa frecuente de dolor lumbar: diagnóstico y pronostico”. En él, los autores describían el papel jugado por el ligamento en un porcentaje alto de dolores lumbopélvicos no filiados.

Suele afectar a personas que levantan peso al mismo tiempo que realizan una rotación lateral, trabajadores manuales, jugadores de golf… pero también puede producirse tras un accidente o caída.

Se caracteriza por ser un dolor unilateral espontáneo en la porción medial posterior de la cresta iliaca y el paciente suele localizarlo a punta de dedo. Empeora en posición mantenida, bien en bipedestación o sedestación y se incrementa con la inclinación lateral hacia el lado contralateral. No suelen observarse déficits neurológicos asociados, pero puede referirse a diferentes áreas de la cadera, la ingle y estructuras perineales.

Las pruebas de imagen convencional tanto de radiología como la resonancia magnética nuclear no son de gran ayuda, pues como ha demostrado el estudio de Hatford et al. únicamente nos aportan una representación fragmentada del ligamento. Solo aquellas imágenes obtenidas con una tecnología 3D desde L3 hasta el ala sacra son capaces de mostrarnos las características estructurales de éste.

La forma crónica de este síndrome además responde muy poco a los tratamientos habituales utilizados en el dolor lumbar como reposo, analgésicos, calor o terapias físicas (Fig. 1).

 

Son muchas de las estructuras de la columna vertebral que pueden causar dolor, siendo la zona lumbosacra una de las mas concurrentes y manifestadas por los pacientes. Para el tratamiento del dolor crónico te recomendamos que sigas leyendo nuestro capitulo: “Infiltración del Ligamento Iliolumbar”