cap. 22.- BLOQUEO ECOGUIADO DE LOS NERVIOS COCCÍGEOS

infiltración epidural caudal ecoguiada

INTRODUCCIÓN
La infiltración epidural caudal ecoguiada es en la actualidad una de las técnicas de analgesia regional que se utiliza con más frecuencia para el dolor crónico lumbar.

Fue descrita en 1901, y precedió en varios años a la vía lumbar. Thompson en 1917 recalcó las posibles dificultades de la técnica debidas a la gran variedad de tipos y formas de huesos sacros descubiertos en la población normal, motivo por el cual fue abandonada durante varios años. El resurgir de la técnica se experimentó en 1940 cuando Hingson et al. actualizaron el bloqueo caudal para el alivio del dolor en el trabajo de parto3.

El clásico trabajo de Dawkins, en una amplísima serie de bloqueos caudales, refleja una baja incidencia de complicaciones graves. Con la introducción de la ecografía podemos observar en tiempo real el avance de la aguja y la difusión del agente analgésico justo en el punto elegido y al contrario de la fluoroscopia los ultrasonidos no son nocivos ni para los pacientes ni para el personal sanitario.

infiltración epidural caudal ecoguiada

INDICACIONES

Una de las alternativas al tratamiento del dolor radicular lumbosacro es la administración de corticoides en el espacio epidural caudal a través del hiato sacro. Esta técnica tiene una eficacia cuyo nivel de evidencia es fuerte para el tratamiento a corto plazo (menos de 6 semanas) y moderado a largo plazo (más de seis semanas).

Está especialmente indicada como intervención diagnóstica o terapéutica en los casos donde el acceso epidural lumbar es más difícil o no deseable como en los pacientes afectos de estenosis espinal o síndromes de postlaminectomía. En este último grupo es recomendable la vía caudal para evitar la zona lumbar intervenida, ya que nos podríamos encontrar modificaciones anatómicas y material de osteosíntesis lo que aumentaría la dificultad y el riesgo para el paciente.

Las principales contraindicaciones son: presencia de coagulopatía, infección sistémica o en el punto de punción y alergia a los agentes utilizados.

infiltración epidural caudal ecoguiada

ANATOMÍA (Fig. 1)

El sacro y el coxis está formado por la fusión de ocho vértebras, cinco sacras (excepcionalmente por 6) y tres coxígeas. Tiene forma triangular curva, cóncava anteriormente y convexa posteriormente. Cranealmente se conecta con la quinta vértebra lumbar a través de la unión fibrocartilaginosa lumbosacra y caudalmente con el coxis a través de la unión sacrocoxígea.

El canal vertebral lumbar se continúa con el canal sacro, permitiendo usar este abordaje para el tratamiento del dolor.

 

La infiltración epidural caudal ecoguiada se plantea como alternativa a la fluoroscopia. Muchos estudios afirman que se trata de un procedimiento seguro y fiable. Para leer mas sobre este procedimiento, hazte con un ejemplar de nuestro libro.